x
Catalán Castellano
Regístrate | Iniciar sesión Regístrate Iniciar sesión
Menú Buscar
Buscador de la Hemeroteca
Segre Segre Premium

Los campos de cultivo evitaron que el incendio de junio fuera diez veces mayor

  • ACN
Actualizada 09/10/2019 a las 18:24
Alertan de que Cataluña pierde diez mil hectáreas agrícolas cada año
Imatges de l'incendi de la Ribera d'Ebre, que afecta a diversos indrets de les Garrigues i el Segrià

Todas las imágenes y contenidos de SEGRE.com tiene derechos y no se permite su reproducción y/o copia sin autorización expresa.

© Imatges de l'incendi al terme municipal de Maials / ACN

Imágenes del incendio de Ribera d'Ebre 51

Imágenes del incendio de Ribera d'Ebre

Todas las imágenes y contenidos de SEGRE.com tiene derechos y no se permite su reproducción y/o copia sin autorización expresa.

©Desalojados en Lleida por el gran fuego de Ribera d'Ebre

Cataluña pierde diez mil hectáreas agrícolas cada año. En las Terres de l'Ebre se ha pasado de tener menos del 10% de terreno forestal a tener más del 70% pero los incendios, como insisten se Bomberos, sólo se apagan pronto si afectan a "mosaicos agrícolas vivos". El fuego de la Torre de l'Espanyol, que afectó a municipios del Segrià el junio pasado, ha sido la última prueba, como se ha analizado en una jornada de prevención de incendios, este miércoles, con una cincuentena de participantes. Los expertos reclaman políticas para incentivar la económica rural, la gran aliada de los cuerpos de extinción. Cuantifican que habría que recuperar quince mil hectáreas agrícolas anuales para evitar los "mega-incendios" que llevará el cambio climático.

El fuego de la Torre de l'Espanyol habría podido convertirse en una de las peores pesadillas de los cuerpos de extinción y afectar a una zona de casi noventa mil hectáreas. El inspector de los Bombers, Marc Castellnou, ha explicado que "en la Ribera d'Ebre hay un mega-incendio posible, que empezaría en la zona de Almatret-Riba-roja y con el mistral cruzaría todo el alto de la comarca, el Priorat y se plantaría al macizo de Prades". Este es uno de los hipotéticos fuegos de gran impacto que los Bomberos analizan y simulan en futuro en el contexto del cambio climático y del despoblamiento rural. El incendio de la Torre de l'Espanyol habría podido ser el inicio si no hubiera sido por la labor encubierta de extinción que ayudaron a hacer los campos de cultivo que todavía se mantienen en la zona. "El mosaico agrícola es clave para mantener un paisaje vivo pero sobre todo es muy importante para extinguir incendios forestales", ha recordado Castellnou.

Los Bomberos insisten que el agricultor no sólo produce alimentos sino que crea "seguridad para el conjunto de la sociedad" y este es un servicio que con "políticas de país" hay que retribuir. "No se trata sólo del precio del aceite, la viña o los pistachos. Tendríamos que repensar el modelo y como pagar a la sociedad rural el servicio que presta al conjunto de la sociedad", ha insistido Castellnou.

Desde el Centro de Ciencia y Tecnología Forestal de Cataluña (CTFC) cuantifican y diseñan las tareas de conversión que serían necesarias. El objetivo sería recuperar quince mil hectáreas agrícolas cada año para que la proporción de grandes incendios forestales (de más de quinientas hectáreas) se redujera. "El problema se tiene que abarcar como un conjunto y desde diferentes sectores y miradas. Cuando lo simplificamos, es cuando cometen erros. No tenemos que mirar si tenemos suficientes medios para extinguir los fuegos sino que el problema es crear entre todos paisajes resistentes y sostenibles", ha defendido la investigadora Ruth Doménech.

Los Bomberos, el CTFT, y el IRTA han organizado una jornada con una cincuentena de participantes para analizar sobre el terreno cómo se desarrolló el incendio de la Torre. Teniendo en cuenta que se llegó a picos de calor de 51 grados en Llardecans, se ha repasado como los cultivos a pie de la carretera C-12 sirvieron para hacer contrafuegos y evitar que el fuego avanzara hacia el Montsant y se convirtiera en el temido e hipotético mega-incendio del sur de Tarragona.

Los cultivos, aunque muchos abandonados, limitaron el potencial del fuego a las veinte mil hectáreas y haciendo uso del mosaico agrícola se extinguió con aproximadamente seis mil hectáreas quemadas. "Con el mosaico agrícola que teníamos a finales del 90 habríamos podido dejar incendio en unas mil hectáreas", ha recordado el inspector de los Bomberos. "Este incendio ha cerrado el paso al posible incendio teórico porque lamentablemente ha creado una mancha importante. Lo mismo que hacen las manchas de cultivo a los incendios grandes, hacen los incendios al mega-incendio pero el modelo de país no puede ser esperar que un incendio pare a otro", ha lamentado Castellnou. "Tenemos que hacer gestión de territorio y crear economía para evitar justamente eso, si no estaremos en una situación complicada los próximos años," ha añadido.

Uno de los obstáculos que también se vivieron en el fuego de la Torre de l'Espanyol, y que se puede modelizar para futuros incendios de gran impacto, es que los Bomberos tuvieron que dedicar la primera hora de la extinción a desalojar y evacuar habitantes de la zona afectada. Fue el primer incendio de Cataluña en el que se activaron medios aéreos por esta tarea.
Lo más...
segrecom Twitter

Opiniones sobre @segrecom

Envía tu mensaje
Segre
© SEGRE Calle del Riu, nº 6, 25007, Lleida Teléfono: 973.24.80.00 Fax: 973.24.60.31 email: redaccio@segre.com
Segre Segre